Psicología familiar

Psicología forense

Psicología mujer

Sexología clínica

Terapia de pareja

Blog

¿VAGINAL O CLITORIANA?

En la actualidad, sigo escuchando en la consulta etiquetas como ésta, relacionadas con el orgasmo femenino, que no tienen ningún sentido y sobre todo ninguna evidencia científica. Hace ya muchos años que se desterró esta creencia, aun así, a muchas mujeres todavía les preocupa llegar al orgasmo a través de la penetración. Este mito es culpa de Freud, ya que consideraba que el clítoris era una fuente inmadura de placer, una simple plataforma de lanzamiento para el orgasmo vaginal más “maduro” que por supuesto, debía producirse a través de las relaciones sexuales coitales. Fue también el famoso psicoanalista, el que calificaba a las mujeres que no podían obtener placer mediante la penetración, de frígidas.

Hoy en día sabemos que el clítoris es el máximo responsable del placer femenino. Dispone de más de 8.000 fibras nerviosas que interactúan con unas 15.000 fibras nerviosas más que trabajan en la zona pélvica. Las mujeres que manifiestan experimentar orgasmos exclusivamente vaginales, se debería a que probablemente la postura que realizan pueda estar estimulando el clítoris a la vez, sin que la mujer sea consciente de ello, o bien, porque la vagina está interconectada vía nervios con el clítoris. De hecho, sólo el primer tercio de la vagina, es decir, la entrada de la misma, tiene terminaciones nerviosas sensibles a la estimulación que provoca una penetración. Después, eso sí, algunas mujeres disfrutan mucho de una penetración profunda porque o bien se estimula el llamado punto G, o bien el cuello del útero.

Para disfrutar mediante la penetración parece que también influye la distancia que hay entre el clítoris y la vagina según un estudio del Dr. Kim Wallen y la Dra. Elisabeth Lloyd. De acuerdo con estos investigadores, las mujeres que manifestaban tener orgasmos con la penetración con más regularidad tenían una distancia entre su clítoris y su vagina inferior a 2,5 cm. Por lo tanto, según ellos, algunas mujeres están anatómicamente más predispuestas a conseguir el placer a través del coito.

No hay que obsesionarse por la vía como conseguimos el orgasmo, lo más importante es poder disfrutar. Si eres capaz de provocarlo, foméntalo, porque obtendrás muchos beneficios. Algunas personas no pueden llegar a este punto por una serie de dificultades y de problemas, es lo que llamamos anorgasmia, y son éstas las que necesitan ayuda profesional, pero sobre este tema hablaremos otro día.

Rocío Rico

No hay comentarios.

Agregar comentario